Archive | February, 2013

New “s” paper

13 Feb

PR07_NEWPAPER_130213_Martinez_Gimenez_MarinaImagen

Autor: Albert Montagut
Editorial: DEUSTO (Grupo Planeta)
ISBN: 978-84-234-1294-5
Fecha de publicación: noviembre de
Nº de páginas: 432
Formato: 15 x 23 cm.

  • El que no vale, al papel
  • La nueva era necesita profesionales cualificados
  • El nuevo periodismo de 140 caracteres
  • La combinación print y online es la clave de un mejor periodismo
  • El periodismo será lo que queramos que sea los periodistas

Imagen

Albert Montagut nació en Barcelona en 1957 y se licenció en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Comenzó su andadura por el periodismo a los diecinueve años en el diario vespertino Catalunya Express, para más tarde hacerlo en los periódicos más importantes de España como El País, El Mundo, El Periódico de Catalunya, El Mundo de Catalunya y Adn.Imagen

Montagut, un periodista print (como él denomina a los redactores de prensa escrita), vio cambiar su vida cuando en octubre de 1995 entró por primera vez a internet. Desde entonces ha intentado compaginar dos lenguajes, print y online, con el fin de hacer periodismo. En su libro Newpaper da las claves de la evolución que ha sufrido la prensa desde que en 1990 apareciera el fenómeno de Internet y lo hace desde su experiencia personal y la de sus compañeros de profesión.

ImagenDesde su clásico formato en papel hasta las primeras publicaciones cibernéticas de redacciones consolidadas como la del diario catalán Avui en el año 1995 la trayectoria de Imagenestas dos formas de ver una misma materia han vivido y siguen viviendo en constante conflicto. Grandes acontecimientos como los atentados del 11S, el 11M, el 7J, el tsunami de Tailandia o Japón y el terremoto de Lorca son ejemplos de como print y online crean su camino por separado.

En una reciente entrevista Albert Montagut afirmó que el periódico de papel subsistirá hasta que la tecnología de papel sea definitiva. Y añadió: “Acabo de venir de Corea del Sur, vas en el metro, viajes de más de dos horas, y no ves a nadie con un periódico de papel en la mano, en cambio en un banco de seis pasajeros con las Galaxy de Samsung. Todo el mundo está volcado en que el metro es ya la propia oficina. El papel, para ser rentable, hay que bajar de páginas y hacerlo más atractivo, así como dejar a los séniors, que son los que te pueden dar las exclusivas. Esto compaginado con esta gente joven experta en navegar sería la combinación perfecta”.

El periodismo escrito está en crisis, eso no es una novedad para nadie pero después de escuchar a muchos profesionales, tanto del print como de la red, pienso que internet no constituye una amenaza  para el papel. Es obvio que cambia la forma, la manera de hacer y entender un periódico pero me niego a adherirme a la tendencia catastrofista y apocalíptica que algunos se empeñar en transmitir. Por ejemplo, en 2010 Steve Jobs habló del peligro de Internet ya que derivaría en una corriente de información gratuita y sin autor, y se planteaba la posibilidad de crear otros medios para que los usuarios tuvieran que pagar por aquel contenido que se le ofrecía. Pagar por información de calidad es algo indiscutible pero en esta guerra no hay que olvidar el papel de las redes sociales como Facebook y Twitter que emergen como dos grandes canales de transmisión de información que también afectan al paso del print al online. La mayoría de periódicos cuentan además de con su edición online con estas dos cuentas.

Yo lo veo así de fácil: imaginemos que con la aparición del microondas un grupo de chefs de todo el mundo fueran por ahí diciendo que la gente ya no iba a cocinar, que la comida se haría de forma rápida y que por ese motivo no podría ser comida de calidad. Pasado todo este tiempo vemos que no es así, ni mucho menos. Pues para mí con la guerra print-online ocurre lo mismo, salvando las distancias. Pienso que con el tiempo la situación se normalizará y cada plataforma encontrará su sitio y se amoldará al nuevo espacio. Albert Montagut también apoya esta visión su libro.

Lo local tira de agencia

13 Feb

PR06_PERIODISMOLOCAL_130213_GRUPO 27

Daniel Akst en el Washington Post escribía: “En las ciudades pequeñas se paga frecuentemente por periódicos que presumen de ofrecer noticias locales mientras rellenan sus páginas con historias genéricas y telegráficas”. Según el estudio que hemos llevado a cabo este principio se cumple en el diario local que analizamos, mientras que en los dos periódicos de ámbito nacional el resultado difiere de manera exponencial en El País, que tal sólo utiliza las noticias de agencias en contadas ocasiones, y en El Mundo, si bien es habitual su uso no prevalecen con respecto a las generadas por la propia redacción.

Imagen

Tras analizar las noticias publicadas en diarios nacionales (El País) y locales (Información), y comparar el tratamiento que cada medio da a una misma información en función de su ámbito de cobertura, hemos llegado a las siguientes conclusiones:

En los diarios locales prima la rapidez en la publicación de la noticia, quizá por la cercanía con respecto al lugar de los hechos, mientras que los diarios nacionales suelen publicar la misma información incluso varios días más tarde. Por ejemplo, en el caso de la noticia de la mayor incautación de drogas en España en los últimos años, con el decomiso en Elche de cuatro toneladas de cocaína, el diario local Información se apresuró a dar la noticia el día dos de febrero, aun sin tener todos los datos confirmados. Es por ello que utiliza formas verbales en condicional, que corresponden a especulaciones, pero no a aseveraciones sobre los hechos.
En cambio, el diario El País proporcionó la noticia ya el día seis de febrero, y en el texto aparecen las cifras exactas que hacen referencia a cantidad de droga incautada, valor en el mercado, lugar de procedencia de las sustancias y detalles del operativo policial, con lo que se ofrece una información adicional basada en hechos ya confirmados por fuentes oficiales.

Siguiendo con este criterio de la inmediatez, las noticias en los diarios locales suelen ceñirse al momento exacto en que se producen y a sus inmediatas consecuencias. No suelen ofrecer los antecedentes de las informaciones, aunque en algunos casos sí se realiza un seguimiento de las noticias consideradas como relevantes. Imagen
En cambio, las informaciones en diarios nacionales suelen contar con mayor profundidad, aparecen con referencias a su contexto y, si se dispone de ellos, a datos que el medio conserva en su archivo, como fotografías o anteriores noticias y entrevistas.
Por ejemplo, en la noticia de la muerte del superviviente alicantino del campo de concentración de Mauthausen Antonio Ballesta, el diario local Información ofrece la noticia el día cuatro de febrero, mientras que en la web del periódico nacional El País Imagenaparece ya el cinco de febrero. En este último caso, el diario El País aprovecha para ofrecer un enlace a una anterior entrevista realizada al personaje fallecido, ofrece un titular más expresivo que informativo y una semblanza biográfica algo más extensa que el obituario publicado en Información.

Analizando el mismo periódico local con otro diario nacional, cabe destacar que un aspecto importante y que diferencia al medio local (Información) con el medio nacional (El Mundo), es la extensión de la noticia y los datos reflejados en ellas. Como podemos ver en la noticia del Puerto en Alicante del Diario Información, los datos son más reducidos, no ponen en antecedentes a los lectores ni hacen referencia a otras Imagensituaciones que se están dando por todo el país.  En cambio en El Mundo la noticia es más amplia, situando al lector en el contexto y ofreciendo datos sobre pasadas convocatorias y futuras manifestaciones. Hacen referencia al presente pero también a las consecuencias que puedan ocurrir.

También podemos ver la diferencia en la manera de tratar la información y las fuentes de una misma noticia. En casos como estos la información que se dan en ambos diarios (tanto local como nacional) es muy parecida, quizá se podría decir que el mundo le da más importancia a las citas de los políticos implicados. Aún así, la diferencia entre un medio y otro es escasa, y siendo el periódico local más accesible a este tipo de información, debería de destacarse esa labor con más datos o informaciones relevantes.Imagen

 Con referencia al artículo “Escribir local: Cómo los periódicos pequeños están sobreviviendo”, hay que decir que el Información, a pesar de ser un periódico local que cubre tanto la provincia de Alicante, como las comarcas y varias secciones más,  las noticias locales en muchas ocasiones carecen de sustancia informativa.  Posiblemente, si esa rapidez por sacar las noticias se cambiase por un tratamiento más profundo, la información tendría más calidad y aportaría mucho más a los lectores.

El periodismo de la transición digital, según Albert Montagut

10 Feb

Los protagonistas de uno y otro mundo, print y online, que en condiciones normales deberían haberse pasado el testigo del progreso de una forma escalonada, tranquila y empresarialmente ordenada, están del todo descolocados.

Albert Montagut, periodista

FICHA TÉCNICA

  • Newpaper. Cómo la revolución digital transforma la prensa.
  • Albert Montagut. Editorial Deusto (2012). 561 páginas. 
  • Periodismo online, periodismo print, revolución tecnológica, periodismo en crisis, transición a Internet

Internet, allá en el año 1994, cuando comenzaron a abrirse las primeras webs de los periódicos y, muy tímidamente,  empezaron a colgar los contenidos de sus páginas de papel en la red, se antojaba como algo irreal, intangible y misterioso, que a unos les provocaba esperanzas y, a otros, les suscitaba recelos.

Internet era entonces una vía hacia el futuro, y el futuro siempre resulta incierto. Nadie en aquella época podía llegar a sospechar las potencialidades del nuevo instrumento, y de qué manera aquella tecnología iba a suponer una revolución que excedía el mundo de la informática y se colaba en todos los ámbitos.

Así es, al menos, como lo cuenta el periodista Albert Montagut en su libro Newpaper. Cómo la revolución digital transforma la prensa, una obra publicada el pasado mes de noviembre que recoge la evolución de los medios de comunicación en Internet, desde sus primeros pasos, hasta la cobertura de los acontecimientos más recientes.

newpaper

La portada del libro aúna los clásicos voceros
que vendían periódicos en la calle
con las novedosas tablets actuales

El libro ofrece un recorrido cronológico por la historia de los medios en Internet, tanto de aquellos medios impresos (periódicos y revistas tradicionales) que se decidieron a publicar una edición en la web, como de los llamados “nativos digitales”, que ya desde su fundación estuvieron ligados a Internet.

Echar la vista atrás permite al lector observar los errores cometidos en el pasado para aprender y evitar volver a caer en ellos. Y la retrospectiva de Montagut incluye datos, fechas, ejemplos concretos y los comentarios de profesionales que participaron en estos procesos de cambio.

Éste es precisamente uno de los méritos más significativos de Newpaper: es una reflexión coral, en la que un grupo de voces expertas cuenta, desde sus diferentes edades, trayectorias y posiciones ideológicas, cómo ha afectado Internet a la forma de hacer periodismo y de estructurar los medios periodísticos en estos años, centrándose especialmente en el caso español.

Las largas citas de estos expertos sugieren al lector la idea de una conversación entre ellos, una larga tertulia en la que Pedro J. Ramírez comparte mesa con Ignacio Escolar, Gumersindo Lafuente y Mario Tascón se sientan frente a frente a debatir y Vicent Partal charla con Francisco Marhuenda. Una idea de pluralidad de opiniones que bien podrían rescatar muchos de los medios que se citan en Newpaper como “print” o “tradicionales”.

El otro punto fuerte del ensayo de Montagut sería el enfoque, muy centrado en el presente aun cuando se explica el pasado. Internet podía significar el mundo del futuro en 1994, pero hoy en día es ya una herramienta consolidada. Internet es el presente en el que se mueve el periodismo actual, y Newpaper parte de esta idea, teniendo claro que los medios online son hoy una realidad y no un experimento. Montagut asume la presencia, autoridad e influencia de los medios en Internet con la misma naturalidad con la que lo hacen los usuarios.

montagut

El periodista Albert Montagut, autor de Newpaper

El periodista catalán relata cómo se adaptaron los medios a Internet en el pasado, cómo son los medios del presente, pero quizá su principal debilidad sea la visión de futuro. El lector echa en falta, tanto en las reflexiones del autor como en las citas de sus entrevistados, alguna concreción sobre cómo se prevé que sea el futuro de los medios en Internet. La argumentación en este sentido es excesivamente prudente, y parece que Montagut no quiere aventurarse a redactar fórmulas mágicas para el periodismo de mañana.

Las conjeturas sobre el futuro se presentan de una forma demasiado vaga e imprecisa. Se habla de que los periódicos de papel sobrevivirán en un futuro con otros contenidos, pero no se especifica qué clase de contenidos. Se afirma que el periodismo deberá sobrevivir en el panorama de Internet, se citan ejemplos, se enumeran sus problemas y dificultades actuales, pero no se ofrece ninguna explicación sobre cómo afrontarlos.

Aparecen algunas figuras retóricas (“la luz brillante del periodismo”) que sirven para cerrar el libro con una especie de happy ending, pero nadie se atreve a decir cómo o cuándo acabará la transición de los medios a Internet y se consolidarán nuevas fórmulas que permitan su supervivencia.

Tal vez esto ocurra así porque la mayor parte de las voces consultadas para Newpaper ya no serán quienes lideren la nueva etapa. Han vivido la transición pero, por razones de edad en muchos casos, ya no serán ellos quienes dominen en la siguiente fase. Montagut recurre a veteranos, a personas con larga trayectoria y fácilmente identificables por el lector, pero en su libro faltan más voces de los jóvenes, de los que no han vivido ningún cambio en sus rutinas periodísticas porque cuando empezaron a trabajar, lo hicieron ya directamente en Internet, y es ahí donde seguirán moviéndose.

Newpaper pretende, al entrevistar a los profesionales más antiguos, ahondar en esa idea de una convivencia armónica entre los nuevos y los viejos profesionales. Sumando los principios clásicos del periodismo (rigor, obligación de contrastar las fuentes, lenguaje claro y fluido) con las potencialidades de las herramientas nuevas (inmediatez, alcance, información multimedia) se conseguirá, según cree Montagut, regenerar este oficio. Y salir adelante de todas las crisis: económicas, tecnológicas, políticas y, sobre todo, periodísticas.

CINCO TITULARES CLAVE

  • El periodismo online arrancó en España en 1994, casi de forma clandestina
  • Las tabletas combinan la idea de periodismo online con una lectura reposada como la del print
  • La caída de la publicidad abre el debate sobre contenidos de pago en periódicos online
  • Huffington Post, Twitter, Wikileaks… ¿hacia dónde camina el periodismo?
  • El periodismo del futuro combinará el rigor clásico con la moderna tecnología

 

PR07_NEWPAPER_130213_MARÍA _SANZ

 

Periodistas 21

Prácticas

Paper Papers

Prácticas

La buena prensa

Prácticas