Tag Archives: humano

Comprometidos

13 Dec

El triunfo de nuestra carrera se basa en las relaciones humanas, el trato de tú a tú con las personas.

Rubén  Ferrández,

periodista

El pasado 25 de noviembre se celebró el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y coincidiendo con esta fecha fue lanzada la campaña #yomecomprometo. Según el spot preparado para esta campaña, en 2012 han fallecido cuarenta mujeres víctimas de la violencia machista. Estas cifras llevan a considerar la violencia de género como una “lacra social”.

Una lacra social que debe generar una respuesta colectiva, de un conjunto de ciudadanos. Un compromiso al que invitan desde el spot rostros populares: actores como Jordi Rebellón, Roberto Drago o Nerea Garmendia, periodistas como Rosa María Calaf o Pedro Pablo San Martín o presentadores como Joanna Ivars.

Pero la campaña pretende ir más allá del vídeo promocional. “No queremos caer en una campaña sensacionalista, sino conseguir involucrar a la gente para que piense cuál es el granito de arena que puede aportar contra la violencia de género”, explicó Rubén Ferrández, responsable de la campaña junto al cineasta alicantino Ángel Gómez Hernández.

Rubén Ferrández pertenece a una de las primeras promociones de licenciados en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.  Y precisamente las aulas del edificio Atzavares, donde estudió su carrera, fueron uno de los lugares elegidos para presentar la campaña.

Ferrández admitió que el futuro que espera a los recién licenciados no es fácil, pero considera que el éxito en su carrera, que está comenzando ahora, se debe fundamentalmente a tres claves: “emprender para desarrollar tus ideas, trabajar las relaciones humanas y planificar la comunicación desde la génesis del proyecto”.

Ese éxito profesional también lo comparte la otra cara del proyecto #yomecomprometo, el director de cine Ángel Gómez. Autor de cortometrajes como el western Y la muerte lo seguía, Gómez destacó los aspectos técnicos de su trabajo en el spot de la campaña contra la violencia de género.

Según el cineasta, el vídeo utiliza “frases breves y contundentes” enunciadas en un “tono grave”, así como “un fondo negro y planos muy cerrados”, iluminados con “luz cenital, para crear sombras en la cara, lo que produce un efecto de dureza”, en contraposición con la parte final del vídeo, “que es más bonita, tiene más luz, y pretende transmitir optimismo”.

Todos estos elementos buscaban provocar una “respuesta emocional” en el espectador, “atraparle con estímulos y emociones”. El objetivo último de la campaña, sin embargo, es pasar de esa reacción emocional a una respuesta reflexiva y meditada por parte del público, que les motive a un compromiso racional.

Curiosamente, elementos como el fondo negro o los personajes famosos mirando a cámara son también utilizados en la campaña “Hay salida” puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, y que también arrancó el 25 de noviembre. 

Otro lugar común en estas campañas es la recreación de situaciones en las que un hombre humilla a una mujer, normalmente de manera verbal, o con actitudes de amenaza, control, desprecio o castigo. También es frecuente encontrar a una mujer que detalla con una voz en off su historia sentimental, que incluye elementos de maltrato físico.

Aunque estas estrategias puedan tener éxito en su objetivo de concienciar y sensibilizar a la población sobre el problema de la violencia machista, tal vez sea necesario seguir innovando en la manera de comunicarse con el espectador, para evitar que la repetición de los mismos contextos y los mismos mensajes les haga perder parte de su eficacia y su sentido.

A veces, la innovación procede del uso de elementos mucho más sencillos:

O mucho más clásicos:

PR05_YOMECOMPROMETO_141212_MARÍA_SANZ

Aquí Rysiek

29 Nov

No hay periodismo posible al margen de la relación con otros seres humanos.

Ryszard Kapuscinski

Según escribe el periodista italiano Mauro Sarti en su libro Il giornalismo sociale (El periodismo social), los textos de Ryszard Kapuscinki “están a medio camino entre la narración periodística, la crónica, el ensayo histórico y el relato“. Para Beata Nowacka, Kapuscinski se da a conocer en sus diferentes facetas: escritor, poeta, fotógrafo, intérprete de otras culturas y, sobre todo, reportero.

Placa en el edificio de la PAP, la agencia de noticias polaca

para la que trabajó Ryszard Kapuscinski

(Varsovia, septiembre de 2011)

Vía Wikimedia Commons

Nowacka, biógrafa del gran periodista polaco, presentó estas cinco facetas de Kapuscinski durante una charla ofrecida a alumnos de Periodismo en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Sin embargo, existe otro rasgo del reportero que no por obvio es menos importante: Kapuscinski fue, ante todo, humano.

Esto es, al menos, lo que defendió en su obra. A diferencia de otros de los llamados teóricos del periodismo, Kapuscinski renunció a dictar sentencia sobre cómo se debía escribir para los medios de comunicación o cuál debía ser la estructura de trabajo o el modelo a seguir por estos medios. En lugar de ello, Kapuscinski describió las cualidades humanas que debía poseer todo (buen) periodista que, antes que ser un profesional, es sobre todo una persona.

“Creo que, para ejercer el periodismo, ante todo hay que ser un buen hombre o una buena mujer, buenos seres humanos”, expone en una entrevista recopilada en el libro Los cínicos no sirven para este oficio. “Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona, se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, desde el primer momento, en parte de su destino”.

El reportero sería entonces, simplemente, una persona entre personas, actitud básica para lograr romper las barreras y conocer de verdad al ‘otro’. Ese ‘otro’ que en Kapuscinski suele identificarse con la figura de los más pobres: “la parte infeliz de la familia humana”.

Pero no sólo hay que conocer al otro. Para poder contar su historia, hay que “ganarse el derecho a hablar sobre ello”, según las declaraciones de Kapuscinski publicadas en El mundo de hoy. Autorretrato de un reporterouna tesis según la cual “no se puede ni escribir, ni hablar, de algo que no se ha vivido y de lo que no se han compartido los riesgos”.

Por eso, porque para hablar sobre algo necesitaba involucrarse hasta el final, las obras de Kapuscinski están salpicadas de historias personales. En Un día más con vida, por ejemplo, el autor humaniza a sus personajes, describe cómo prisioneros y soldados discuten animadamente sobre fútbol, se recrea en el retrato de una joven militar que fallece después de protegerle a él y a sus compañeros, les presenta a todos por lo que son y no por el papel que representan en el conflicto. Las anécdotas son fundamentales para que el lector de cualquier parte del mundo comprenda que el ‘otro’, el lejano, es una persona con la que tiene nexos en común.

Kapuscinski fotografió a la guerrillera Carlota en Angola,

y la inmortalizó en Un día más con vida

(vía jaimeazulay.blogspot.com)

El ser humano como materia prima de las historias y como autor fundamental de eso que llamamos periodismo: ésa podría ser una síntesis del legado que dejó Kapuscinski. Y, quizás, una clave para superar la apatía de muchos periodistas, el aburrimiento de muchos lectores: ese “periodismo inane y extenuante” del que alertaba Maruja Torres desde las páginas de El País Semanal.

PR03_KAPU_141212_MARÍA_SANZ

Periodistas 21

Prácticas

Paper Papers

Prácticas

La buena prensa

Prácticas